Factor ambiental de movimiento:

(A cada uno de estos seres les puede afectar varios de los siguientes factores a la vez)

Estos seres cambian de forma, postura, se transforman y se desplazan solos por su propio impulso (sin intervención humana o de cualquier mecanismo o motor incorporado en la obra) e, incluso, pueden morir.

Viven en libertad o en cautividad, en manada o en solitario. Pueden ser diminutos o de gran tamaño.

Dejan diversas huellas en su camino según se desplacen por diferentes tipos de superficies y terrenos, y generan y emiten sonidos al deslazarse y moverse. Las diferentes características de los terrenos por donde se mueva incidirán en su velocidad, dirección y movimiento. Incluso puede dar pequeños saltos, casi imperceptibles al ojo humano, perdiendo por completo el contacto directo con el suelo, con lo que consigue dar cortos vuelos.

© 2012 Esculturas Vivas. Alejandro Lamas & Cristina Llombart. Todos los derechos reservados. Aviso Legal